Actualidad

¿Y es lo mismo?

Si hay un dulce ideal en todo el sentido de la palabra, para países como el nuestro, es el helado. El sol sale y sus rayos destellan puro fuego. El calor a veces es manejable, otras se torna insoportable y para lidiar con esas temperaturas tan elevadas un heladito, frío, refrescante, suele convertirse en la opción de cada domingo.

Pero lo difícil no es escoger el helado sobre otros postres, sino qué tipo de helado. ¿Se acuerdan que la semana pasada hablábamos de las marcas y el poder que alcanzan a través de la comunicación? Pues aquí lo vemos reflejado nuevamente.

Es posible que se piense que solo se necesite o se desee comer un helado, de cualquier tipo. Si al final de cuenta todos tienen sabores deliciosos y cumplen la misma función. Pero una foto, un helado que no se derrita al instante, la presentación son elementos que nos ayudan a escoger.

Ahora, si de elegir un elemento se trata, este es nada menos que “la experiencia”. La popularidad de Paletas bajo cero, Paletas Morelia y helados Dude recae ahí.

Las marcas, aunque sean de helados, aspiran a brindar una experiencia. Si es natural, si se combina, si se sirve con una batida, la esteticidad de la paleta, con azúcar, sin azúcar, con chocolate o frutas, si el cono es negro o tradicional. Se entrelazan un conjunto de elementos que al final solo quieren atraer al consumidor y crearles la necesidad de querer vivir esa experiencia que se vende creativamente.

Antes las heladerías solían brindar momentos para compartir con los juegos para niños, pero hoy, con las redes sociales y las publicaciones virales, se crea una popularidad que podría bien no ser tan cierta, pero hace que el consumidor recuerde la marca.

Entonces, al ver las fotos, pensar que todo el mundo lo quiere, inconscientemente se crea el deseo de querer comprarlas y vivir la experiencia de un helado “diferente”. Y eso es gracias a la magia de la comunicación estratégica y pensada que nos muestra el mejor lado de los productos de formas interesantes.

Ojo, la comunicación solo hace la primera parte, de atraer y brindar un buen servicio a través de una imagen e identidad fuerte, bien comunicada y un buen trato en la heladería. Después de ahí el trabajo depende de la calidad del producto.

¿Y a ti, cuál helado te apetece?

0
0 Comentarios

Deja un comentarioEstamos esperando tus inquietudes